martes, 31 de marzo de 2009

DESCONOCIDOS


Iba en un autobús urbano en hora punta. El iba detrás de mi sujetándose a la barra de arriba. En un frenazo, mi cuerpo pegó contra el de él y me sujetó por la cintura, me dijo si estaba bien y sentí en mi cuello como él olia mi perfume. Me rodeaba un cuerpo musculado y sentí en mi culo su sexo apretado por sus vaqueros. Llegó mi parada y me bajé, y él hizo lo mismo. Caminando por la calle sentí su presencia detrás de mí, me paré y entonces se acercó a mi oído y me dijo...desprendes una sensualidad extrema, nadie en un simple roce había conseguido despertar mis deseos como tu, que tienes tu que no tengan otras?...me giré y lo miré con pasión. Te invito a un café...acepto dije. Entramos en una cafetería y nos pusimos ha hablar. Le dije que tenía que ir al baño y lo invité a venir. Sorprendido mirándome unos instantes se levantó y me acompañó. Allí me quitó la blusa que cayó rozando mi piel, quedó mirando mis pechos, los cogió con su manos, acariciándolos, metiéndolos en su boca, jugando con su lengua. Se arrodilló frente a mi, me desabrochó mis vaqueros, bajó la cremallera y se paró a oler mi perfume de mujer. Me los quitó con suavidad y me dejó puesto mi tanga transparente que dejaba ver mi sexo depilado. Con sus dedos lo apartó y me lo besó. Me dio la vuelta y con lentitud me quitó el tanga, me separó las piernas y se quedó mirando mi sexo. Yo estaba nerviosa porque no veía lo que hacía, yo estaba completamente abierta y con mi culo en su cara, de repente sentí sus dedos jugando con mi sexo. Al primer roce sentí como me mojaba, y rápidamente sentí el calor de su lengua para no dejar escapar ni una gota de aquel elixir. Me estaba volviendo loca. Ya no paró, empezó a lamerme de arriba abajo con lentitud, profundidad con mucho calor. Yo jadeaba, estaba trastornada por aquel placer prolongado...sacó su cara y metió su dedo y después el otro. A mi me entraba todo porque estaba dilatada y mojada al máximo, empezó a meter y sacar sus dedos, los sacó repentinamente y volví a tener su lengua en mi clítoris pero esta vez sin compasión....movía su lengua frenéticamente y mi cabeza aturdida solo me decía que era muy hembra con necesidad de ser cabalgada...él no paraba y aquello hizo que llegara mi orgasmo con mucha brutalidad, eché mi cabeza hacia atrás y no paraba de gritar. Cuando terminé, me cogió a horcajadas sobre su cintura y me colocó sobre la meseta del lavabo. Se desvistió entero y tenía su polla a punto de estallarle, enorme, dura. Se la cogí con mis manos, estaba mojada y empecé mis caricias frenéticas sobre ella, entonces él me cogió mis caderas y me la metió sin piedad. Ahora ya no era tranquilo, ni suave solo salvaje...me miraba a los ojos mientras me follaba a lo bestia, me metía su lengua en mi boca, gemía, tenía una fuerza impresionante...agarré su culo, lo apretaba contra mí..... mis pechos se movían al ritmo de sus penetraciones...... enloquecíamos.... llegaba su orgasmo y el mio. Nuestras bocas recogieron la pasión desatada de nuestros cuerpos. Nunca había hecho ésto, nunca me habían dado tanto placer Medea, no me apartes de ti me dijo. Desconocidos y amantes eternos en un solo día.

7 comentarios:

rodrigo dijo...

Medea, eres pura pasión...te invito a caminar sobre los adoquines mojados...aunque soy don juan de marco tengo otro rincón muy sugestivo.
En este rincon encontrarás un relato que habla de algo parecido al tuyo.. se llama " La Dama Del Tranvía", sólo leelo y me comentas tu parecer... luego veremos quien cae en el paraiso del otro.... eres deseo y yo Un escritor , GUSTAB... besos mi querida dama

rodrigo dijo...

Interesante invitación mi querida Medea... pero antes de entrar a tu paraiso quiero que recorras el mìo con una historia muy especial

" La Dama Del Tranvìa" al parecer ibamos en el mismo carro....

Gustab, el mismo don juan de marco en otro rincón del mundo.

rodrigo dijo...

" cada roce de mis dedos iba haciendo sudor su piel...la sentía evaporarse entre mis dedos...mientras mi boca recogía gota a gota el elixir que brotaba entre sus muslos...me hice agua y en oleajes me aferré a su sexo prendido en deseo y miel..."

Don Juan De Marco...

Don Juan De Marco dijo...

" ... y dejé que mis dedos la hicieran brotar entre gemidos, y que mi lengua despertara su deseo... cada beso en su vientre despertaba mareas sin control volviendo olas sus jadeos y roca mi piel... y golpearon una y otra vez mi fría estructura hasta desacerme entre sus labios..."

Don Juan De Marco en el Olimpo...

Don Juan de Marco dijo...

" Y medea dibujaba olas en su vientre...cada beso era una razón para seguir desde sus pechos hasta el olimpo de su deseo..."

Anónimo dijo...

Esa pasion con la que escribes solo puede pertenecer a una persona sensible, sensual y apasionada.
Sin duda me gustaria pertenecer a tu mundo.....me dejas?
Tu seguidor nº 1

pefipresa dijo...

Uf que relato, la imaginacion parece real me he excitado un monton,,,sabes muy bien expresar los sentimientos un beso.