jueves, 14 de abril de 2011

El FALO y la BERENJENA

Por fin el Dios Helios comienza a regalarme el calor del sol tan necesario para mi, no es que en el invierno no esté llena de deseo y pasión (que lo estoy), pero la vestimenta oportuna te obliga a meterte casi siempre, entre sábanas calentitas para desbocar mi fuego, sin embargo, con el calor estoy en mi salsa. Me encanta estar desnuda en casa y sentir como la liberación de mis pechos y mi sexo me tiene siempre húmeda y predispuesta al placer.

Harta de vestido ceñido, tacones con pateo incluido de ciudad como puta del jefe y luego ir a recoger los niños al cole, por fin llegué a casa. Solita durante tres horas, no me lo podía creer, así que opté por no hacer absolutamente nada, ni tan siquiera de comer. Según entre por la puerta me desnudé dejando toda mi ropa en el suelo (había tiempo de colocarla), me serví una copa de vino, cogí mi vibrador y me tumbé en el sofá con la habitación en penumbra. DELICIOSO

El primer sorbo se deslizó suavemente por mi garganta e inundó mi cuerpo de un caluroso bienestar. Miré mi vibrador y me vino a la cabeza una imagen que había visto por la mañana en la televisión, y era una talla griega de piedra con un falo extraordinario que Berlusconi hacía chupar a las chicas en sus orgías y me dije, al menos, mi vibrador a pesar de su color berenjena espacial, iba a ser mas cálido que aquella talla (que a saber que griega la había tenido metida en el coño). Mientras lo miraba, mis dedos se hundían en mi sexo mojándolo rápidamente y deseando un masaje profundo en mi clítoris. Agarré el vibra, lo metí en mi boca llenándolo de saliva y lo encaucé suavemente en mi sexo mientras mis dedos separaban mis labios vaginales para hacerle el camino mas placentero. Cuando lo introduje hasta el fondo sobre mi sexo, y colocando el estimulador de clítoris en su punto idóneo, le di una velocidad muy suave y cerré las piernas dejando que hiciese su trabajo mientras seguí con mi copa en la mano y la otra pellizcaba mis pezones. QUE PLACER TAN DULCE darle al cuerpo lo que pide.

Ummm…que placer tan intenso, crecía por momentos, estaba excitadísima. Dejé la copa en la mesa y cogí el toro por los cuernos. Abrí mis piernas al máximo y movía mi vibrador imaginándome la lengua de mi hombre recorriéndolo y sorbiendo mi néctar mientras su barba acariciaba todo mi sexo. Necesitaba tener su verga en mi boca mientras me masturbaba pero estaba sola, así que solo pude conformarme con que me llevara al orgasmo aquel látex berenjena y gemí sin cuidado a que me oyese nadie. Lo saqué suavemente de mi sexo y lo dejé sobre la mesa mientras el sueño me inundaba.

No se cuanto tiempo dormí desnuda en el sofá, pero creía estar en ese duermevela que los sueños parecen reales cuando sentí recorrer mi espalda a besos, mientras una mano acariciaba la cara interna de mis muslos. Conmocionada aún del orgasmo y del sueño, abrí los ojos lentamente porque aquello era demasiado real para ser un duermevela y lo veo a él, sentado junto a mí, con la camisa completamente desabotonada dejando ver su pecho masculino y sus vaqueros henchidos por la visión de mi desnudez.

Ya has llegado mi amor?

Si, y veo que te lo has pasado bien en mi ausencia.

Me relajé y como no estabas tu….

Ahora estoy, y tengo ganas de mi hembra.

Y en ese momento sus dedos me penetraron haciéndome despertar por completo. Levanté mis nalgas en pompa ofreciéndole mi sexo en señal de sumisión, entonces se levantó, sacó de su bolsillo un pañuelo de seda y me ató las manos a la espalda, separó la mesa baja del salón y la colocó en el centro. Me ayudó a levantarme y me colocó tumbada boca abajo, con las piernas bien abiertas y sentí caer sus pantalones detrás de mí. Se arrodilló detrás de mí y cual hombre venerando el sexo de su amada, comenzó a recorrerme con su deliciosa lengua mientras su barba masajeaba su camino. Escalofríos recorrían todo mi cuerpo, mi boca se llenaba de saliva y gemidos mientras su lengua se hacía camino en todos los rincones de mi sexo. Movía su lengua rápida sobre mi clítoris y oía sus chupetones haciéndome casi desmayar. Mi orgasmo llegó fuerte y rápido, dejando mis piernas temblando y le supliqué que parase intentando mover mi culo y alejarlo de allí, pero aquello le excitaba aún más y sujetó con una fuerza brutal mis piernas para que no escapase de su boca.

Siguió masturbándome con la lengua, y lo que al principio era un pequeño dolor de la sensibilidad del primer orgasmo al momento se convertía en otro aún mayor. Ya no tenía fuerzas para moverme ni para suplicar que me dejase, y cuando consideró que eran suficientes mis orgasmos se levantó y se colocó frente a mí. Agarró con sus manos mi cabeza caída y metió su verga en mi boca moviéndola a su antojo. ¡Que Delirio! Si hay algo que me gusta tanto como que me coman, es devorar el sexo de mi hombre.

Intentaba sujetar su verga con mi boca con fuerza para que no se escapara, pero el la sacaba y respiraba para no correrse y cuando lo tenía controlado volvía a violar mi boca diciéndome mil cochinadas que me excitaban todavía más. Estaba tan dura como la talla de Berlusconi y entonces soltó mi cabeza con suavidad y volvió a la retaguardia. Sentí como ensalivaba de nuevo todo mi sexo y sabía lo que me esperaba, pero ya no podía hacer nada porque mi cuerpo estaba inerte. Me penetró dulcemente y comenzó unas frenéticas entradas y salidas de mi sexo mientras me azotaba las nalgas, sentía como sus testículos golpeaban mi clítoris enloqueciéndome de nuevo. Siento como salé de mí y la introduce lentamente en mi culo, haciéndose camino poco a poco y cuando estaba entero dentro de mí, sujeta las ataduras de mis manos y comienza de nuevo sus bombeos como un poseso. Solo suplicaba que me dejase de una vez, que estaba rota y el más rápido se movía, hasta que salió deprisa de mí y vino a ofrecerme su elixir que sabía que era lo que llenaba mi alma. Tragué, saboreando cada gota del elixir de la vida hasta que se derrumbó frente a mí besándome en la boca. Me desató, me cogió en brazos y me subió a nuestro santuario donde se envolvió entre mis brazos, alabando lo afortunado que era.

Sabes Berlusconi? NO TE LO CAMBIO.




20 comentarios:

GudèLu dijo...

Tremendo... hace tiempo q no leo algo así de pasinal y explícito.

A tus PIES

© MEDEA dijo...

Besitos GudéLu. Gracias por tus deliciosas palabras.
Sumisamente tuya.

SUPERCHIKA dijo...

Hola hermosa diosa de los mares!!
sabes que me da gusto estar aqui de nuevo, sobre todo por esta tu casa que como siempre esta llena de sensualidad y elegancia!
Un enorme y gran besos preciosa!!

© MEDEA dijo...

Siempre eres bien recibido como yo bien hallada en la tuya.
UN PLACER.
MUAKK

Syd dijo...

Lo hiciste todo bien, pero remataste perfecto, abrazarse asi despues de derrochar tanta pasion, es el broche de oro para momentos como estos.

Besote!

tomasuncafe dijo...

como te dije hace un rato a esta bella Mujer que alimenta mis deseos
besos Diosa

Shang Yue dijo...

eso de que te encuentre tu hombre relajada, abandonada al placer de una tarde sin horas, es maravilloso

cualquir final es propicio para dos cuerpos que se desean

Arwen dijo...

Delicioso relato mi Diosa...de ahí al cielo...y sin querer volver...besosssss eternos

Juan dijo...

Joder que bien lo describes, he tenido una agradable sensacion, tienes un arte para estos relatos. Un besazo.

© MEDEA dijo...

Syd, ven y abrazame.

© MEDEA dijo...

Tomás tu alimentas estos relatos. Beso

© MEDEA dijo...

Shang todo es bello en el amor.
Besito

© MEDEA dijo...

Arwen, te echaba de menos.
Muakk

© MEDEA dijo...

Juan, gracias por tu piropo. Me levantas todo.
Guiño

Don Juan de Marco dijo...

" Perra, y en celo....que haré contigo, estas chiflada y me vuelves loco"

Pequena_Amante (twitter) dijo...

Hola!!
Me encanta tu blog!!
Yo tambien escrito historias en mi blog, elsexodemivida.blogspot.com
Si quieres pasate, son historias reales de mi vida, espero que te guste!
besos!

Rocinante Erotica dijo...

Uff!!! Que calor me ha dado al leer esto! Me encanta!!!

Don Juan de Marco dijo...

"Sólo sentí sus gemidos entre vibraciones, cuando entre, ella estaba agazapada y con sus manos atrapadas entre sus piernas, la vi temblar y quebrarse entre lamentos, chapotear en su deseo. Agitada gritaba entre dientes, ven aquí, aprovecha la humedad de mi cuerpo, la sabia que corre entre mis piernas, ven, desnudate sin pudor, déjame verte mientras veo crecer erecto el pene que consolará mi noche.las nalgas que empujarán mi deseo... y sus senos se movían retorcidos por su calor entre piernas, sus dedos no dejaban de entrar y calar profundo mientras yo me desnudaba para ella. Cuando estuve desnudo, me acerqué a ella y sin palabras de cortesía, abrió sus piernas y pidió que le comiera el coño... fué ahí donde descubrí que entre sus manos, el consolador de particular color, salía de dentro de ella, para entregármelo mojado, y listo para ser bebido.... no necesitaba nada, ya estaba temblando antes que mi lengua siquiera la tocara, y empapado lo pegó a mi boca apretando la cabeza hacia sí, y se enloqueció entre gemidos, sus jugos me ahogaban, pero estaba tan mojada que no deje de beberla hasta que sus piernas se cerraron sobre mi y se sumió entre lamentos de gozo y carne, y antes que lograra impedirmelo me enterré entre us piernas hundiendo toda mi humedad en ella, y empujando su placer al llanto, a gritos y palabrotas vilgares que escaparon de su boca.. rujía y se doblaba para enterrarse aún más.... no pude contener mi deseo y desvanecí todo mi nectar dentro de ella, caliente, expulsado a chorros.... y salí de ella para escupir el segundo aliento sobre su vientre, dejando que mis dedos le siguieran consintiendo placeres mientras se desvanecía sin decir palabra... su cuerpo cayo en inercia y pareciendo suspendida en el aire, sin soltar sus piernas apretadas entre si y unas manos unidas en oración y suplica, le cerraron el paso a mis ganas pidiendo clemencia mientras soltaba a delicados chorros todo lo que yo había dejado dentro... una vez su cuerpo calmo, le fui llenendo y comiendo a sorbos cada pedazo de carne carne suavizado por el semen y la tibieza de su descargo... s´´olo gemía como herida, pero revasada de placer ... luego deje que sus labios limpiaran el arma recién usada para asesinarla de placer..."

Sex Shop Barato dijo...

Refuerza tu vida sexual con alguno de los miles de artículos de Juguetes-x.com.

¡No te arrepentirás!

Sex Shop dijo...

Muy buenooooooo!!!!!!!!