lunes, 16 de agosto de 2010

LÁZARO

Llevaba un rato adormecida entre sus brazos después de una sesión agotadora de sexo.

Apenas sentía mis músculos y como una serpiente reptando, bajaba deleitándome del olor a sexo que desprendía su cuerpo adormecido. Cada centímetro de su piel desde el cuello hasta su sexo era un renacer de nuevo al deseo y la lujuria.

Acariciaba con mis manos su sexo inerte, jugando a resucitar a un muerto, y al ver que mis manos no eran suficientes para levantar a Lázaro, lo sumergí en mi ardiente boca. El volcán que se refugia en mi boca, mi lengua, la prisión contra mi paladar y esos pequeños mordisquitos que me encanta dar, consiguieron llenarlo de vida de nuevo. Ummmm…de nuevo su sal, su latir y los gemidos de su dueño.

Me gustó ver a los dos casi despiertos, pero sentía la necesidad de sentirme fresca después de la sesión agotadora que había tenido con él, así que me levanté de la cama y me fui directa a por mi jabón de azucenas y me senté cómodamente en el bidé.

Suavemente comencé a enjabonar mi olimpo, de adelante hacia atrás, en círculos, sin prisas y saboreando cada caricia que mis dedos le proporcionaban a mi clítoris. Noté un bajón de sangre a mi sexo que me excitó sin piedad, y sentí la necesidad de más…de mucho más.

Encañoné el chorro de agua tibia hacia mi clítoris y mi dedo presionaba el grifo para que saliese el chorro con tal fuerza que apenas me dejase respirar de placer. Yo estaba completamente abierta y el chorro masajeaba constantemente mi sexo convirtiéndome

en una esclava del placer, pero faltaba algo necesario para pasar el límite de la cordura y era una verga en mi boca. Chuparla mientras me masturbo en el bidé es sencillamente desbordante para mis sentidos.

El acudió a mi llamada.

Se apoyó en el marco de la puerta contemplando mi imagen y escuchando mi gemir. Aquello lo puso en pié de guerra.

Su sexo miraba al techo y sus ojos se clavaban en mí. Lo invité acercarse a mi cara porque aquel calor y la corriente que recorría mi cuerpo, me había regalado la necesidad imperiosa de relamer y succionar su sexo hasta que se derramase en mi boca su elixir.

Una de mis manos controlaba la densidad del chorro de agua y la otra tenía bien sujeta su verga para que no se pudiera escapar a la presión de mi paladar y mi lengua y así arder en el infierno de la boca de Medea.

Jamás permitiría que se escapase es dura y enorme verga de mi boca, así que, cuanto mas potente era el chorro de agua sobre mi sexo, mas me apetecía engullir y saborear. Mi clítoris estaba a punto de explotar y mas rápidos era mis movimientos de succión, de meneo con la mano y de presión de la punta de su sexo dentro de mi boca.

Se la mamaba a conciencia. Era un deleite para mis sentidos trastornar al conquistador de mi corazón. Sentía sus venas a punto de explotar en mi boca, ese burbujeo preliminar a la escapada de su elixir, esos gemidos rápidos y sus palabras obscenas…todo hacía que mi clítoris fuese a reventar al unísono con él.

Enfoco el chorro de agua sobre mi culo para controlar el orgasmo y así correrme al par que mi amante. Deseaba correrme mientras el eyaculaba sobre mi

boca y sentirme así dueña de su alma y a pesar de tener la boca tapada con su sexo, no podía evitar gemir.

Subí el chorro de agua a mi clítoris porque necesita reven

tar ya en mil estrellas y mi boca ya devoraba su verga sin piedad….él me agarró del pelo y violando mi bo

ca, sentí como un chorro cálido de néctar inundaba mi garganta mientras el agua me sumía a mi en un orgasmo brutal y hambriento de delirios. Engullí y saboree aquel néctar regalado a mis papilas, llenando mi ego femenino y elevarlo al nivel de dominación.

Lo arrodillé ante mí, le agarré su nuca y lo besé ya con calma derrotera.

Le susurré al oído “eres mío” y me cogió en sus brazos, me tumbó en su cama y me dijo: “Medea, eres la hembra nacida para enloquecer al mismísimo Incubo”.




14 comentarios:

tomasuncafe dijo...

tendido en burbujas de tu jabón de azucenas, me relamo y me arrodillo
ante la lujuria de esta vuelta a toda orquesta, decímelo, besos

Juank dijo...

Medea... palabras mágicas, sexo desvordante, sentimientos incontrolables.

A tus PIES

Caricias dijo...

Ay el bidé! el juego que nos da un buen bidé! Y pensar que hay gente que los quita por ganar espacio...Yo nunca lo haría. Prefiero no tener mesa en el salón o escribir en el ordenador en el suelo!
jajaja
Un besote y mis caricias Medea

© MEDEA dijo...

tomas/ por ti..siempre por ti. Muakk

© MEDEA dijo...

JuanK/Mi reverencia ante ti..y perdona mi ausencia..besos

© MEDEA dijo...

Caricias/ ayyyyyyyyyy el bidé, aunque dicen que es el desahogo de las abuelas, yo digo que la delicia de muchas y muchos...
Y la gente que lo quita porque se cree que solo sirve para lavar los pies..jeje. Muakk guapa

torrevientos dijo...

Eres un demonio. Qué gran relato.

Julia - Tu isla encantada dijo...

¡Que alegría poder leer de nuevo tus tórridas aventuras! nadie como tú para subir la temperatura de los cuerpos, mi querida Medea. ¿Y ahora que hago yo? me tendré que conformar solo con el bidet ;(
Mil besitos de chocolate,

AMOR dijo...

Diosa del sexo, de la sensualidad, la lujuria y el deseo.
A mi me sirve de desahogo el bidet y cualquier chorrito, jjjjjjjj
Te extrañaba preciosa!!!!!!!!!!!
Como simpre tus relatos rompen fronteras y mi chichi alteran.
Besazos apasinados y abrazos por tu cuerpo!!!!!!!
PD: Cielo!!!!!!!, me cerraron el face dos veces y no soy tan constante como tu, es una pena no poder leerte en el ya que me gustaba mucho tu muro, pero siempre me queda tu casa del deseo.
CUIDATE CORAZON!!!!!!!

Pepe dijo...

Genial y deleitante....Te leeré todo lo que tienes escrito..

Shang Yue dijo...

estoy de obras y...
ahora entiendo la mirada lasciva del vendedor de sanitarios ;-)

SUPERCHIKA dijo...

HOLA ENCANTADORA DIOSA!
VAYA QUE SORPRENDES Y ANIMAS CON CADA RELATO!!
UN BESO Y ME VOY CON UN RICO SABOR
DE BOCA.
HASTA PROTO DIOSA!

Carlos dijo...

Mmmmmmmmmmmmm,no se que me excita más, las fotos, el texto, el conjunto.l.. en fin excitante y morboso todo el conjunto

Sex Shop dijo...

Muy buenooo!!!!!!!!